Cámara, del PP, viajó en jet privado a Estambul con uno de los mayores promotores de Murcia

En la visita de cuatro días a Turquía también participaron Sánchez Carrillo y Roque Ortiz, todos ellos con sus respectivas esposas
RICARDO FERNÁNDEZ | MURCIA
24 mayo 2016
08:28

Donde menos lo esperas salta la liebre. Después de casi nueve años de investigación del ‘caso Umbra’, en el que el Juzgado de Instrucción número 8 de Murcia ha estado tratando de probar el supuesto trato de favor que algunos grandes promotores habrían recibido años atrás por parte del Ayuntamiento de Murcia, ahora acaba de surgir, desde un ámbito completamente inesperado, una de las mayores revelaciones que permiten atisbar hasta dónde llegaba esa supuesta connivencia entre empresarios del ladrillo y altos cargos municipales.

Se trata de un documento, surgido de las diligencias 39/2013 que coordina el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional sobre el presunto saqueo al Banco de Valencia, que ha sacado a la luz el viaje de lujo que el entonces alcalde popular de Murcia, Miguel Ángel Cámara Botía, efectuó en 2008, a bordo del jet privado de uno de los promotores con mayores intereses urbanísticos en el municipio de Murcia: Ramón Salvador Águeda, dueño del Grupo RS. Este empresario comenzó a ser popularmente conocido en la Región en julio de 2013, cuando trascendieron las fotografías de una fiesta que había organizado en 2004 en su yate, amarrado en Denia, junto a quien era concejal de Urbanismo de Murcia, Fernando Berberena; al jefe de Planeamiento Urbanístico, Joaquín Peñalver, y al ingeniero de origen italiano e intermediario en operaciones inmobiliarias Renato del Noce, junto a sus respectivas esposas.

El fiscal atribuye a Águeda buscar obtener «beneficios intangibles» de las autoridades
Los documentos sobre el viaje en jet privado, aportados por la Fiscalía Nacional Anticorrupción y que ya están en poder del titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Murcia, David Castillejos, demuestran que el avión Cessna, arrendado por la firma Residencial Mira Llevant SA de Ramón Salvador Águeda, despegó del aeropuerto alicantino de El Altet el 8 de julio de 2008. A bordo viajaban el mencionado promotor, el entonces alcalde Miguel Ángel Cámara; el ya ex teniente de alcalde y exconcejal de Fomento, Antonio Sánchez Carrillo; el en ese momento gerente de la empresa pública Urbamusa y hoy primer teniente de alcalde y concejal de Fomento, Roque Ortiz González, y un abogado que estaba en nómina de Ramón Salvador, Daniel Aurelio Valenzuela Fernández, hijo del fallecido secretario del Ayuntamiento de Murcia, José Luis Valenzuela.

Todos ellos viajaban acompañados por sus respectivas esposas, con las que disfrutaron de lo que debió ser un viaje de ensueño de cuatro días en la capital de Turquía, hasta que el mismo jet privado les dejó de regreso en El Altet el 11 de julio.

Solo el coste del vuelo de ida y vuelta ascendió en apariencia a 75.000 euros, por lo que el precio para cada una de las parejas podría estimarse en 15.000 euros, según la documentación que está en manos del juez.

Se da la circunstancia, reseñada por el fiscal debido a su aparente relevancia para el caso, de que estas vacaciones de lujo tuvieron lugar apenas dos meses antes de que el empresario viera aprobado un ambicioso plan parcial que promovía al norte del municipio de Murcia, en la zona de Nueva Condomina.

Tras la pista de un posible cohecho

Quién corrió con los gastos

El Fiscal Anticorrupción de la Región, Juan Pablo Lozano, que es quien ha analizado toda la documentación y ha presentado la denuncia ampliatoria en el juzgado que instruye el ‘caso Umbra’, considera que existen ya indicios suficientes como para abrir una investigación por un supuesto delito de cohecho.

No en vano, pone de manifiesto el fiscal que si cada pasajero abonó su parte correspondiente del viaje (que es algo que deberán ahora probar, según advierte) nada podría reprochárseles desde un punto de vista penal, «más allá de la inconveniencia de volar en avión privado con un promotor al tiempo que se están tomando decisiones que le afectan».

Pero si se demostrara que el viaje a Estambul fue abonado por el empresario ilicitano entraría de lleno en un presunto delito de cohecho, al poder ser interpretado como un regalo que estaría muy por encima de lo que se consideran los «usos sociales» y de los que resultan beneficiados altos cargos públicos que deben adoptar decisiones sobre intereses concretos del donante.

De este modo, el Fiscal Anticorrupción ha reclamado del juez que proceda a abrir una pieza separada del ‘caso Umbra’ para investigar estos hechos, además de otros presuntos cohechos en los que podría haber incurrido el mismo empresario, y que inicie gestiones para esclarecer otros hechos relevantes del asunto, como en qué hotel de Estambul se alojaron estas personas y quién abonó las facturas, qué otros gastos se produjeron en el viaje -como la recepción en limusina en el aeropuerto turco- y quién los asumió…

Grandes urbanizaciones en Murcia

Estrenó el ‘teletransporte’

Ramón Salvador Águeda es un conocido empresario inmobiliario ilicitano que, entre los años 2003 y 2008, desarrolló una importante actividad en el municipio de Murcia, con al menos ocho grandes planes urbanísticos -Los Cañares, Bamendi, Vento Cortado, La Cerca de Arriba, Broncho Norte, Salpa Milenium, Proyectos Salsem y convenio Teatro Circo- tramitados en el Ayuntamiento que gobernaba Miguel Ángel Cámara.

Se da la circunstancia, destacada por el fiscal Lozano en su denuncia, de que se trata del primer promotor que se vio favorecido por el denominado ‘teletransporte’, una fórmula que consistía en adquirir terrenos forestales de cualquier parte del municipio y adscribirlos como sistemas generales a un determinado proyecto urbanístico, lo que le otorgaba a este una mayor edificabilidad.

A la vez que acometía sus «millonarias inversiones», el empresario tejía una extensa red de relaciones con altos cargos y funcionarios municipales con importantes responsabilidades en materia de urbanismo, a través de «contrataciones, negociaciones y supuestos agasajos -en palabras del fiscal- a buena parte de ese entorno municipal que debía tomar las decisiones sobre sus proyectos. Algo que puede entenderse, al menos indiciariamente, como una clara intención con un marcado carácter delictivo, de ánimo dadivoso y constitutivo de un delito de cohecho, pues no resulta fácilmente creíble que un empresario ilicitano venga a Murcia y se relaciones casualmente» con toda esa serie de personas que tenían el poder de decidir sobre la suerte de sus proyectos urbanísticos: Miguel Ángel Cámara, Fernando Berberena, Joaquín Peñalver, el entonces director de la Gerencia de Urbanismo, Alberto Guerra…

Todos ellos, en apariencia, salieron supuestamente favorecidos de su relación con Ramón Salvador Águeda, bien a través de regalos -como el que ahora se va a investigar por parte del magistrado Castillejos- o mediante contrataciones y negocios entablados con personas del entorno de esos altos funcionarios.

Pero los beneficios, al menos en apariencia, no se producían de manera unidireccional. Por las razones que fuera, y que ahora serán investigadas, Ramón Salvador se enteró de que el Consistorio murciano se disponía a permitir que una parte de las compensaciones de los promotores al municipio se abonaran no en metálico o en terrenos, sino mediante actuaciones de interés público. De ahí que seis días antes de que el Pleno aprobara esa opción el 28 de abril de 2005, este empresario adquirió el Teatro Circo, que luego ofreció a cambio de un mayor aprovechamiento urbanístico en unas parcelas situadas al norte del término municipal. Algo que apunta a una supuesta existencia de información privilegiada.

De otro lado, cuando la Comunidad Autónoma instó la nulidad del plan parcial Los Cañares, que impulsaba este empresario, la Gerencia de Urbanismo de Murcia -presidida por Miguel Ángel Cámara- desatendió esa petición y acabó recepcionando las obras de urbanización y otorgando las cédulas de habitabilidad pese a las graves deficiencias que presentaba el complejo.

FUENTE: LAVERDAD.ES

ENLACE: http://www.laverdad.es/murcia/201605/24/camara-viajo-privado-estambul-20160524020514-v.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EL DESGOBIERNO DE PEDRO ANTONIO SÁNCHEZ PP Y C´S, EL DESGOBIERNO DE RAJOY, EL DESGOBIERNO DE VALCÁRCEL Y GARRE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s