Imputados dos cargos de Feijóo por negar fármacos de la hepatitis C

El juez abre diligencias por prevaricación mientras la fiscalía ve indicios también de homicidio por imprudencia profesional grave

SONIA VIZOSO
Santiago de Compostela 18 ABR 2016 – 09:01 CEST

Dos cargos sanitarios del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo han sido imputados por prevaricación administrativa por retrasar y negar costosos fármacos de nuevo cuño recetados a enfermos gallegos de hepatitis C, algunos de los cuales fallecieron antes de recibirlos. El juez Andrés Lago Louro, titular del juzgado de instrucción número 3 de Santiago, ha decidido abrir diligencias de momento solo por este delito, pese a que la fiscalía presentó una denuncia en la que acusa a estos dos responsables de la Consellería de Sanidade también de homicidio por imprudencia profesional grave por la muerte de más de media docena de pacientes. El ministerio público sostiene que el retraso en el suministro del Sofosbuvir, un fármaco que multiplica las esperanzas de curación de los afectados por esta enfermedad, se debió a razones presupuestarias y no médicas, según ha adelantado el diario.es.

La causa gallega que instruye Lago Louro es la primera que sale adelante en España tras las restricciones impuestas por la Administración del Estado en la prescripción de los nuevos y costosos tratamientos ante la indignación de los afectados y colectivos médicos. La fiscalía de Santiago presentó denuncia el pasado enero después de que la asociación médica Batas Blancas pusiese en su conocimiento la muerte de al menos tres personas a las que se les prescribieron los nuevos fármacos pero que nunca los recibieron. El ministerio público ya señaló entonces a los dos cargos ahora investigados por el juez: el director general de Asistencia Sanitaria del Sergas, Félix Rubial, actualmente máximo responsable del área sanitaria de Vigo y peso pesado de la política sanitaria de Feijóo; y la subdirectora general de Farmacia, Carolina González-Criado Mateo.

Cuando los médicos empezaron a prescribir los nuevos tratamientos a sus pacientes, la Xunta de Feijóo impuso a los enfermos de hepatitis C un laberinto burocrático para dar el visto bueno a su dispensación. Las prescripciones de los especialistas tenían que ser aprobadas no solo por la comisión de farmacia del hospital, sino también por la Comisión Autonómica y Central de Farmacia y Terapéutica. Según los médicos que denunciaron la muerte de pacientes por las restricciones, este órgano asesor formado por tres farmacéuticos y siete facultativos nombrados por el director general de Asistencia Sanitaria del Sergas, ahora imputado, no tenía siquiera entre sus funciones la “anulación o confirmación de un tratamiento si no es de uso compasivo”.

Los pacientes se vieron así sometidos a una angustiosa espera sin plazos establecidos y con largos silencios por parte de la Xunta. Batas Blancas sostiene que el Sergas impuso retrasos “deliberados” a los enfermos y denegó tratamientos a personas que cumplían los requisitos. Los médicos de esta asociación citan el caso de una mujer de A Coruña que falleció tras esperar seis meses por el dictamen del Gobierno de Feijó.

FUENTE: ELPAIS.COM

ENLACE: http://politica.elpais.com/politica/2016/04/17/actualidad/1460928202_575649.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EL DESGOBIERNO DE RAJOY. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s